domingo, 26 de mayo de 2013

LAS COSAS IMPORTANTES LAS APRENDÍ EN EL PARVULARIO


                                                            
  Estos días, como nos ocurre cada tres años,  nos preparamos para dejar marchar una promoción de Infantil. Con la nostalgia natural del momento, preparamos una emotiva ceremonia de graduación en la que simbólicamente soltamos las manos de nuestros pequeños y los dejamos ir, con la absoluta confianza de que en Primaria otras manos cariñosas y profesionales los tomarán.
    Pues bien, en eso estaba pensando cuando he recordado un entrañable libro de Robert Fulghum que se llama "Las cosas importantes las aprendí en el parvulario", con semejante título comprenderéis que me guste. Hay un fragmento muy especial que quiero compartir con todos vosotros.
  " La sabiduría no estaba en la cima de la montaña de la Universidad, sino allí, en el arenero.  Siendo ya anciano me di cuenta de que ya sé la mayor parte de lo que hace falta para vivir una vida plena, que no es tan complicado. Lo sé. Y lo he sabido desde hace mucho, muchísimo tiempo. Aquí está mi credo: todo lo que hay que saber sobre cómo vivir y qué hacer y cómo debo ser, lo aprendí en el jardín de infantes.
Estas son las cosas que aprendí:
-Compártelo todo.
-Juega limpio.
-No le pegues a la gente.
-Vuelve a poner las cosas donde las encontraste.
-Lávate las manos antes de comer
-Sonrójate.
-Las galletas calientes y la leche fría son buenas.
-Vive una vida equilibrada.
-Aprende algo y piensa en algo.
-Dibuja, pinta, canta, baila, juega y trabaja cada día un poco.
-Duerme la siesta.
-Cuando salgas al mundo, ten cuidado con el tráfico.
-Tómate de las manos y no te alejes.
-Permanece atento a lo maravilloso.
-Recuerda la pequeña semilla en el vaso, las raíces bajan y la planta sube y nadie sabe realmente cómo ni por qué, pero todos somos así.
-Los peces de colores, los ratones blancos e incluso la pequeña semilla del vaso, todos mueren y nosotros también.
  Recuerdo una de las primeras palabras que me enseñaron, una muy grande: mira.
Todo lo que necesitas saber está allí, en alguna parte. La regla de oro, el amor y la higiene básica. La ecología y la política, la igualdad y la vida sana.

  Toma cualquiera de estos items y tradúcelo en términos adultos, sofisticados; aplícalos a tu vida familiar o a tu trabajo, a tu gobierno o a tu mundo y se mantendrá verdadero, claro y firme.
  Y aún es verdad, no importa cuan viejo seas, que al salir al mundo es mejor tomarse de las manos y no alejarse demasiado"

   Espero que os haya gustado.

6 comentarios:

  1. Está bastante bien, no son los consejos o mandatos tipo "No chilles" o "Átate bien los zapatos"; aunque no deberían ser incompatibles unos y otros...

    ResponderEliminar
  2. No lo son, no lo son en absoluto. En "no le pegues a la gente" puedes incluir cualquier cosa que les moleste como "no les chilles" y en "vive una vida equilibrada" lo de atarse bien los zapatos, más que nada por no perder el equilibrio ;)
    Coincido con el autor, los principios básicos de una vida son más sencillos de lo que parece.
    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Hoy no me voy a dormir sin releer este regalo que nos das, que me recuerda (aunque no era necesario) por qué te elijo cada día como amiga. Un beso de niña a niña :)

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito texto para acabar el día...
    "-Permanece atento a lo maravilloso." Esta me encanta...

    ResponderEliminar
  5. "El capitán de su calle" de Joaquín Sabina... con este texto y el capítulo 12 de "El mundo y sus demonios" de Carl Sagan están para mí a la altura del método de Descartes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. coincido... agregaría el capitulo 21 de El Principito.

      Eliminar